Teatro

Ana I. Roncero 

TELÉFONO

699901601

Flores arrancadas a la niebla

ANA I. RONCERO TEATRO

()(Scroll)

 

Fue miembro de la compañía Achiperre Teatro durante 26 años. Cuando el grupo se disolvió, la actriz Ana Isabel Roncero empezó nueva andadura en solitario formando su propia compañía.

Su trabajo en solitario fue decantando hacia el Teatro para adultos y la problemática sobre la mujer. Sin olvidar, en ningún momento, las producciones dedicadas al público infantil y familiar.

El abanico de propuestas es muy amplio: espectáculos de calle en itinerancia, trabajo con objetos, espectáculos monográficos sobre temas como El Vino o La Mujer junto con producciones más complejas como Juana I, la semilla de la locura o Flores arrancadas a la niebla han ido dando forma al camino emprendido desde Ana i Roncero Producciones

SOBRE FLORES ARRANCADAS A LA NIEBLA

Aristides Vargas.

()(Scroll)

 

“La flor del aire vive en el aire, no del aire, que de eso todos vivimos. La flor del aire vive en las ramas de los árboles secos, en los cables de la luz, en los postes… Siempre arrimada a otros, como diciéndoles, déjenme estar aquí un rato, un ratito…”

Pertenecer. Pertenecer a un lugar. Sentirse fuera o dentro. Dos mujeres dejan atrás su origen y vuelven a comenzar de cero. Juntas, las dos protagonistas emprenden un viaje en busca de un lugar del que realmente se sientan parte. Un lugar donde se sientas vivas, donde nada destruya el vínculo de amistad que las une.

Juana I, la semilla de la locura

SOBRE SOBRE JUANA I, LA SEMILLA DE LA LOCURA

()(Scroll)

 

No estaba destinada a ser reina, pero una serie de desgracias familiares hicieron que sobre ella recayera la sucesión de la corona.

El espectáculo pretende rescatar a la figura de Juana y aislarla de ese epíteto que tanto la determinó: "la Loca", y de la reducción que de ella ha hecho la historia.

Parece incuestionable que la semilla de la locura estaba ya arraigada en ella procedente de su abuela materna. Pero ¿qué fue lo que hizo que en ella se manifestara? ¿Cómo fue tratada para que su mal apareciera y de paso fuera utilizado por todos en su contra? ¿Obtuvo el suficiente amor que paliase su dolencia? ¿Y la soledad?

Todo son preguntas y en el espectáculo sólo queremos poner delante de los espectadores las circunstancias de su vida: cómo vivió, cómo amó, cómo odió, cómo sufrió... y que sean ellos los que juzguen.